Las 4 As para organizarse en familia y no decaer en este momento de pausa obligatoria

Las 4 As para organizarse en familia y no decaer en este momento de pausa obligatoria

En estos días de reclusión en casa, es importante no perder el norte manteniendo arriba la motivación y la actividad. Me gustaría aportar recursos que están sustentados por principios y conceptos cuyo propósito esencial es ayudar a la humanidad a alcanzar la paz a través de establecer relaciones de respeto por cada uno de los miembros. Estos principios están representados por 2 grandes pilares del desarrollo humano a lo largo del siglo XX y que todavía marcan la diferencia en los terrenos de la psicología y la pedagogía: la Psicología Adleriana y la Pedagogía Montessori. Además, quiero destacar la importancia de la filosofía educativa de Disciplina Positiva, sin la cual no habría descubierto nunca a estos dos grandes faros que guían mi vida personal y profesional desde hace ya 9 años.

Tras las primeras semanas de pausa impuesta, en las que es posible que hasta le hayamos visto ventajas a quedarnos en casa, ¡felicidades por ver lo bueno también!, es importante que esta situación de prolongada provisionalidad no nos afecte psicológicamente, ya que nos adentramos en el momento mas difícil al estar prorrogando cada 2 semanas la vuelta a la “normalidad”. 

Por ello, es esencial crear una atmósfera positiva, activa y alentadora para evitar sentirnos desanimados o deprimirnos. Puede que los sentimientos de rabia, impotencia, ansiedad o culpa nos invadan, y aunque son lícitos y es importante acogerlos y no resistirnos sino reconocerlos validándolos, necesitamos mantenernos activos para poder enfocarnos en el día a día para ir solucionando el presente un día a la vez, de esa forma minimizaremos sumirnos en actitudes derrotistas donde nos engulla el o los múltiples problemas que tenemos, desde no poder conciliar teletrabajo, el “homeschooling” de los niños y las tareas de la casa; la preocupación por familiares enfermos lejos en el hospital o incluso la pérdida de un ser querido, haberme quedado en el paro o estar a la deriva como empresario o autónomo…Son muchos los escenarios de duelo o de desastre presente…

Por ello es muy importante ser consciente de las necesidades básicas que todas las personas tenemos y tratar de atenderlas. Debemos recordar que nuestra salud mental es igual o mas importante que nuestra salud física, sin fuerzas interiores no podremos salir adelante, aunque nuestro cuerpo esté sano. Y a diferencia de las dolencias físicas que se hacen más visibles, los síntomas de posibles problemas mentales no se advierten con tanta claridad, pero van haciendo su camino….

La Psicología Adleriana nos ayuda a comprender cuales son estas necesidades del ser humano y cómo llevarlas al lado útil es importante para que no se conviertan en conductas inapropiadas de supervivencia, sino que sean beneficiosas para el desarrollo de cada uno de nosotros dentro de la familia. Hay 2 necesidades centrales nos dice el padre de la Psicología Individual el Dr. Alfred Adler, por una parte, sentir que uno pertenece al grupo en el que vive/convive (su familia, su grupo clase, su comunidad) y por la otra la necesidad de sentirse capaz, válido, útil. Disciplina Positiva lo expresa en dos conceptos PERTENENCIA E IMPORTANCIA (ser útil). En resumen, que me hagan sentir querido, pero que también me den la oportunidad de contribuir y de sentirme capaz. Si hago todo por mi hijo o alumno, sentirá que me importa mucho, pero es muy posible que no desarrollará todas sus capacidades, y eso no es lo que queremos para su vida, ni ahora ni en el futuro…

Además de estas 2 necesidades universales que son las mas importantes para todos y todas, hay algunas mas que debemos de tener en cuenta ya que de ello dependen nuestra salud mental…son 4 y están relacionadas con la pertenencia y la valía personal.

Es muy importante destacar que para cada una de estas 4 necesidades no solo me tenga en cuanta a mi misma/o, sino que también piense en los demás. Nos podemos preguntar ¿Cómo puedo hacer lo que necesito hacer para que además de ayudarme a mi, sea útil para los demás, o tenga en cuenta estas mismas necesidades que también tienen mi hermano, mi padre, mi madre, mi maestra, mi compañero de clase, etc.? A esto Adler lo llamo sentimiento comunitario o interés social. Algo que está aflorando en estos momentos en medio de este caos sanitario y económico…

CONCEPTO

Las 4 necesidades básicas del ser humano según la psicología Adleriana (para adultos y niños)

1. Necesidad de contacto (que lleva a pertenencia)

2. Necesidad de poder (que lleva al aprendizaje)

3. Necesidad de seguridad/protección (que lleva a la contribución)

4. Necesidad de aislamiento – estar conmigo mismo -autorregulación (que lleva a la autorreflexión)

HERRAMIENTAS

Las 4 As para PRACTICAR Y ASEGURAR las 4 necesidades básicas de niñ@s y adultos

1. Aliento (comunicación y actitud alentadoras hacia mi misma/o y hacia los demás)

2. Acción-Rutinas y orden (trabajo y tiempo libre) pensando en mi y en los demás

3. Autocuidado (tiempo para mi en soledad) CUERPO-MENTE-ESPÍRITU

4. Asamblea familiar (agradecimientos/reconocimientos, acuerdos y decisiones compartidas juego divertido)

Aliento

Alentar es la base esencial para no perder el norte y enfocarnos en las cosas positivas que me mantienen motivado y no perder la fe en mi y en los demás. Sea cual sea mi situación siempre podemos utilizar palabas alentadoras que mantienen mi mirada hacia el futuro.

Las madres, padres, docentes y maestros/as somos conscientes de su poder en el desarrollo de la autoestima de los niños y adolescentes, ahora el aliento está siendo practicado hacia adultos cada día a las 20.00 cuando salimos al balcón a aplaudir a los que luchan a pie de cama en los hospitales.

Como expresar aliento mediante las palabras 

  • Agradecer: “Gracias por darme un masaje en los hombros me dolían mucho de tanto tele trabajar.”
  • Reconocer o apreciar la importancia de algo (no dar por sentado), “Sin ti no hubiera podido terminar mi trabajo a tiempo, aprecio mucho tu ayuda.”
  • Describir lo que percibo de positivo en una persona de mi familia: “No te has dado por vencida, aunque la tarea que os ha puesta la profesora de inglés era difícil, te has concentrado, has buscado un buen diccionario en internet y la has conseguido terminar.”
  • Felicitar: “Felicidades por tu tortilla, sé que te importaba mucho que te saliera bien.” “Enhorabuena por esas palabras que has dedicado a nuestros vecinos en el aplauso del balcón de hoy, seguro que se han sentido muy animados.”
  • Comunicar el hecho de que confío o creo en mi hija, que podrá lograr alcanzar un objetivo: “Confío en que podrás encontrar qué hacer mientras yo me tomo mi tiempo de descanso de hoy, yo sola.”
  • Compartir lo que gracias a mi hijo o mi marido he aprendido: “Hija mía quiero decirte que gracias a ti estoy aprendiendo a tomarme un tiempo para descansar cada día.”
  • Hacer una observación de una mejoría o un desarrollo con respecto a la semana anterior: “He visto como esta semana terminabas tu trabajo antes de la hora de comer.” “Me he dado cuenta de como le ofrecías ayuda a tu hermana cuando estaba tan agobiada con las tareas de casa que tenía que hacer esta tarde.”

A continuación, comparto algunas actitudes/acciones alentadoras para que las palabras de aliento se sientan como aliento.

  • acompañar
  • escuchar
  • guiar
  • dar a elegir entre un número limitado de opciones
  • delegar para que organicen las cosas l@s niñ@s 
  • confiar 
  • pedir ayuda cuando yo tenga una dificultad o duda
  • reconocer mis propios errores a mis hij@s o alumn@s
  • dejar que hagan las cosas por sí mismos
  • permitir el error
  • no intervenir si no es estrictamente necesario
  • mostrar cómo se hace algo y después solo estar presente (sin intervenir, solo si nos piden ayuda)

Acción/rutinas

Orden

La idea de poder auto gestionarme en mi trabajo y en mi tiempo de ocio es fundamental para poder aprender. Tanto si soy un adulto como si soy un/a niña/o. La Dra. María Montessori nos recuerda que “La primera tarea de la educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle”.Por ello es muy importante que alentemos y fomentemos la independencia de l@s niñ@s preparando el espacio físico de casa para que puedan satisfacer sus necesidades sin constantemente tener que pedir permiso o que el adulto le de algo que está en su custodia o alcance. La pedagogía Montessori nos ayuda a entender que solo si están disponible las herramientas que el niño o niña necesita para poder llevar a cabo una actividad que cubre una necesidad en un momento dado, podrá hacerlo por si misma/o multiplicando así las posibilidades de desarrollar autonomía y por ende una autoestima cada vez mas sana. 

Por lo tanto, incluye a tus hijos o alumnos en la adecuación del espacio para que sea funcional y puedan sin la supervisión o intervención del adulto ponerse agua, prepararse algo de comer, realizar trabajos propios o de la escuela. Es muy fácil, solo has de contar con la ayuda de los niños/as y disponer de unas mesas de trabajo y sillas de su altura además de pequeños estantes o muebles bajos para que su mano alcance a tomar aquello que necesita. Y no olvides mostrarles no solo como se utiliza, sino también como se vuelve a guardar o a limpiar (en especial la preparación de alimentos o manualidades) 

No asumas que sabrá o que querrá recogerlo espontáneamente tras acabar de utilizarlo o de saciar su necesidad. No des nada por sentado y muestra el paso a paso de todo, tras lo cual pueden hacerlo ellos. Recuerda que son sus capacidades y su autoestima las que se están desarrollando, no se trata de que salgo todo perfecto o demuestres que tu sabes mas que nadie como adulta. Ten paciencia, necesitará muchas prácticas para llegar a interiorizar la técnica. Deja que se equivoque, y al mismo tiempo ofrece una forma de recoger el derrame o de encontrar una salida al problema ya sea que se haya roto algo, se haya ensuciado o no sepa como hacerlo. Ayúdate de preguntas para no dejar de ser alentador/a y sacar lo que ya lleva dentro en lugar de dar por sentado que no sabe y tenemos que meterle dentro de su cabecita lo que posee…Permítele desarrollar su locus de control interno, en otras palabras, hazle partícipe de su propia vida y de como puede aprender a usar su criterio para resolver los problemas de la vida, empezando por como recoger una jarra de vidrio que se le ha caído.

Rutinas

Deja que las creen ellos y añade aquello que se hayan podido olvidar. 

No asumas que has de decir lo que tienen que hacer para empezar porque si no, no sabrán o no se acordarán de que es lo importante. No olvides que estas rutinas incluyen tareas de trabajo propio (deberes del colegio), tareas domésticas y por supuesto actividades de tiempo libre o incluso cosas que ellos llaman trabajo, aunque no sean los deberes del cole. 

Aportar bienestar a mi vida está ligado a aporta bienestar a mi familia. Los niños nacen con la capacidad innata de ayudar a los demás, pero necesitamos practicarla para que no solo no se pierda, sino que se desarrolle a favor del bien común.

Panel Kanban

KANBAN PARA FAMILIAS, una herramienta de gestión del trabajo para organizarse todos juntos en casa y seguir motivados. 
Aprovechad estos días para practicar vuestras habilidades para organizaros y sentir SATISFACCIÓN por un trabajo bien hecho y sobre todo de forma COLABORATIVA.

Tablas de rutinas

En los talleres de Disciplina Positiva las madres y padres aprenden a utilizar esta sencilla y útil herramienta para crear orden a través del establecimiento de unas rutinas en el momento difícil del día a día de un niño. Pongamos el ejemplo de la hora de dormir, que en muchas familias es una batalla noche tras noche. La pregunta clave es “¿Qué necesitas hacer para prepararte para ir a dormir?” Es muy importante escuchar sin responder por ellos y anotar todo lo que diga nuestra hija, sin tratar de quitarle importancia o convenciendo de que eso es una tontería. Se trata de una lluvia de ideas, técnica que consiste en apuntar todo, aún si es lo mas absurdo o tonto que hemos oído en nuestra vida. Tras esa lista que anotamos en una cartulina, le pedimos a nuestra hija que enumere cada cosa para darle un orden por lo que quiere comenzar y terminar antes de ir a dormir. Si hay algo que ha olvidado como ir al baño podemos sugerirlo con frases amables y firmes al mismo tiempo: “Creo que se te ha olvidado algo muy importante, ir a hacer pipí.” o “¿Y que hay de elegir la ropa que te podrás por la mañana??” Se trata de ganarnos a los niños no de ganarles, eso solo lleva a la lucha o la sumisión.

cuando ya estén todos los pasos si aún queda algo que no es muy apropiado podemos amablemente reubicarlo antes de la rutina o hacerlo al principio del todo: “Sé que te gustan mucho los caramelos y está bien que tomes alguno a lo largo del día ¿Qué te parece si los tomas al terminar de cenar?” Se trata de dar cabido de forma ordenada a las cosas que propone la niña sin impedirlas, pero ubicándolas en un momento mas apropiado. Si dice que no siempre podemos decir: “Sé que te gustan mucho los caramelos y confío en que encontrarás un buen momento para degustarlos, a la hora de dormir no va a ser posible. ¿Cuándo prefieres comerlos después de comer o después de la merienda?”

Autocuidado

Poder aislarme y estar sola/o como adulto o como niño/a es algo que nos ayuda a ver las cosas diferentes pasados los momentos de tensión, enfado, rabia, desilusión, etc. Es esencial para poder desarrollar autorreflexión, autorregulación, en definitiva, escucharme a mi mente y a mi cuerpo, darle el espacio que necesita sin reprimir esa necesidad y poder crear autodisciplina.

Pero también puede ser un lugar donde ir a resolver un conflicto con mi hermano, mi amigo o mi pareja. La clave es establecer unas pautas de autogestión de ese lugar con los pasos a seguir para tratar de llegar a un acuerdo o solución entre las 2 partes. Los 4 PASOS PARA RESOLVER PROBLEMAS extraído del libro de Jane Nelsen Cómo Educar con Firmeza y Cariño nos da claridad con distintas opciones que tengo a la hora de enfrentarme a un problema que ha surgido con otra persona: 1. Ignorarlo 2. Hablarlo respetuosamente 3. Acordar juntos una solución 4. Pedir ayuda. Yo elijo que es lo que quiero hacer, y eso siendo niña/o es muy empoderador y alentador. 

Aunque no se llegue a ese último punto de resolver el problema, no olvidemos que las personas que han ido allí están “trabajando en ello” están entrenando sus habilidades de resolución de conflictos, si son niños es un gran paso que debemos de reconocer verbalmente en algún momento del día, por ejemplo, en el intercambio de apreciaciones. Muchas veces los adultos solo identifican con el éxito, el que hayan completado el ciclo y hayan resuelto el problema. Esto es injusto porque los intentos, así como reconocerlos alientan y mucho, a perseverar y a ir un paso mas lejos la siguiente vez…He de decir que si son los adultos los que van a este lugar, no solo es un gran ejemplo para los niños, sino que, ¡es un milagro! Arreglar las cosas entre una pareja puede resultar mucho mas difícil y esto es un gran paso que demuestra mucho coraje y sienta un precedente para los seres humanos en construcción que conviven y aprenden de sus padres.

Espacios para resolver malestar propio o con los demás

  • El tiempo fuera positivo
  • 1 boca & 1 oreja (2 objetos que representan estas dos partes para tomar turnos hablando o escuchando, se intercambian cada vez)
  • La mesa de la paz o de las soluciones

Se dice que la Dra. María Montessori en las Casas de Niños describía un espacio primoroso compuesto de 2 bellos silloncitos, una pequeña mesa con una preciosa boca y una oreja hechas de materiales nobles, donde los niños y niñas rodeados de dignidad y de respeto podían darle cabida a su malestar de forma ordenada y autónoma. Practicaban el respeto mutuo y la dignidad por los seres humanos.

Hay muchas maneras de cuidarnos, no debemos olvidarnos de lo que ya hacemos o hacíamos antesdel confinamiento: meditación, yoga, ejercicio aeróbico, leer, regar las plantas, cocinar sin prisas, observar por el balcón…haz sitio en tu día o semana para realizar al menos 30 minutos de tiempo para ti.

Asamblea de familia

Aunque en la Pedagogía Montessori se considera el círculo con todos los niños, en la etapa de los 3 a los 6 años, como algo que impone el adulto mas que ser algo que cada niño o niña quieren realizar al mismo tiempo, debemos limitarlo permaneciendo en ese círculo o elipse como es costumbre en ambientes preparados, pocos minutos. Las Guías Montessori hacen un uso muy valioso de este tiempo en el que se construye el sentido de comunidad, la necesidad de pertenencia y de contribución esencial para la supervivencia del ser humano. La clave es adaptarlo a la edad y tiempo real que pueden permanecer atentos todos los niños/as de una familia, teniendo en cuenta a aquel o aquella que menos capacidad de sostener la atención tenga, para fijar el tiempo límite de círculo o asamblea. 

Disciplina Positiva nos ayuda a comprender la importancia de estos momentos de asamblea o reunión para que los niños desarrollen sus capacidades: sentirse útiles, responsabilidad, negociación, superación de la frustración, empatía, toma de decisiones, habilidades comunicativas, entre mucha otras…Lo mas importante no es que se llegue a un acuerdo en cuanto a que comidas vamos a hacer y quienes las van a preparar, que también, por poner un ejemplo. Sino de nuevo, todo lo que aprenden en cuanto a la convivencia y a la existencia de la diversidad de opiniones, algo que se encontrarán en la vida, y como resolver diferencias y acceder a tomar una decisión que incluya el bienestar del otro también, no solo el mío…

Aunque una por semana es lo habitual en momentos de normalidad, es importante realizar una asamblea diaria en el mejor momento para cada familia, teniendo en cuenta las rutinas y características de la familia, podría ser a primera hora tras el desayuno o tal vez por la tarde justo antes de la cena o después tras recoger todos juntos la mesa. Recuerda que lo que importa es la regularidad y no tanto el tiempo que dure, de hecho, las cosas comienzan a complicarse cuando la alargamos. Entre 5 a 15 minutos es mas que suficiente para familia con niños de entre 4 a 6 años. Podemos aumentar su duración si la madurez y atención de los pequeños lo permite, pero quedarse corto siempre es mejor que ahogar a los niños con una reunión que parece que no acaba nunca….Si no llegamos a un acuerdo en algún momento, lo mejor es dejarlo para la siguiente reunión, aprenderán a poner de su parte la próxima vez o a experimentar los beneficios de reflexionar hasta la siguiente asamblea, para entonces tal vez tenga otra perspectiva de las cosas y ya no se quiera oponer sistemáticamente a todo…

Se trata de una asamblea al día en la que compartimos el poder y nos ayuda a alejarnos de la micro gestión de los niños, o de tu pareja….

Hay 2 razones por las cuales es fundamental realizar asambleas, fomentar el vínculo familiar y tomar decisiones conjuntamente unidos en este momento difícil, además hay otros beneficios y cosas que van a aprender…Probad y los descubriréis. Después de todo, la democracia tienes sus ventajas y desventajas, pero es mucho mejor que vivir en un ambiente dictatorial o en una completa anarquía…Ninguno de ellas es una opción sana niños o adultos.

En el próximo artículo hablaremos mas extensamente de las REUNIONES DE FAMILIA

Para saber más:

https://disciplinapositivaespana.com
https://www.positivediscipline.org
http://aidtolife.orghttp://asociacionmontessori.net

Deja una respuesta

3 × dos =